1. Un proceso más sencilloNuestro bufete de abogados en Argüelles en Madrid recomienda el divorcio exprés por la sencillez del proceso si lo comparamos con el divorcio contencioso. Al haber un acuerdo entre las partes con firmar un Convenio Regulador en el que venga especificado lo acordado por los cónyuges y presentar un mínimo de documentación (partidas de matrimonio y nacimiento de los hijos y el volante de empadronamiento) será suficiente. Eso sí, el Juzgado deberá ratificar lo presentado.

  2. Más rápidoEn un periodo de entre 3 y 4 meses podrás estar iniciando una nueva vida mientras que con el divorcio contencioso el tiempo requerido para formalizarse puede alargarse más de un año y si se recurre la Sentencia, puede extenderse a varios años. Cuanto antes se rompa ese vínculo mejor para las dos partes y para los hijos en el caso de que se tuvieran. Como consecuencia, los costes se irán incrementando.
  3. La relación entre los cónyugesEs más probable, o al menos así lo creemos en nuestro bufete de abogados en Argüelles en Madrid, que la relación será más fluida entre ambas partes una vez divorciados cuando se han puesto de acuerdo en las medidas de la ruptura. Es importante no olvidar el respeto hacia el otro y menos cuando existen hijos de por medio. 

  4. ¿Y los hijos?Si lo más importante es el bienestar de nuestros hijos dejar a un lado las diferencias será clave para evitar que se sienten a declarar ante el psicólogo o los jueces fiscales. En un divorcio contencioso, en cambio, los niños serán interrogados y se verán formando parte de las disputas entre ambos.


  5. El sufrimiento es menor Al ser más corto el proceso las partes también sufren menos. En el contencioso ocurre todo lo contrario y no es de extrañar que se hable de culpables o que se intente hacer daño al otro. Para más información y un asesoramiento personalizado, en Agustín Revenga de la Herrán encontrarás a un gran aliado.